False Friends: amigo del traductor profesional

La fonética engaña y, en ocasiones, la duda es más útil que la seguridad. No dudes en consultar distintas fuentes antes de proceder a traducir y, si no eres traductor, encuentra una agencia de traducción con traductores profesionales que cuiden tus textos y presten atención a cada detalle. En el contexto de la traducción, también se puede aplicar el refrán de «las apariencias engañan».

Uno de los mayores quebraderos de cabeza que todos tuvimos cuando empezamos a estudiar inglés fue, como no, los false friends que, como su propio nombre indica (falsos amigos), siempre nos han inducido al error por su similitud a palabras del español y nada tienen que ver con la realidad. Son palabras pertenecientes a otros idiomas que han conservado o adquirido diferentes significados con el paso del tiempo.

En el contexto de la traducción, también se puede aplicar el refrán de «Las apariencias engañan».

Los false friends son palabras que, normalmente, por su fonética se asocian a otras palabras españolas cuyo significado dista del original.

En el ámbito de la traducción, existen especialidades que tienden más a encontrarse con palabras de este estilo como es, por ejemplo, la traducción jurídica o jurada. Los traductores que trabajan en esta especialización, tienen que lidiar de manera continua con esta clase de términos y, por eso, es necesario conocer, diferenciar y asociar correctamente estas palabras con su equivalente en español.

Aunque la traducción jurídica es una de las especialidades que más false friends contiene, no es la única; también los podemos encontrar en textos generales de cualquier ámbito o en traducciones técnicas o médicas.

[Tweet «Confía solo en #traductores profesionales que presten atención a cada detalle. http://buff.ly/2fSCUt9 #t9n #traducción»]

Todos los que trabajamos con diferentes idiomas sabemos el cuidado que debemos tener con esta clase de términos. Para evitar interpretaciones erróneas debemos contar con diccionarios y recomendaciones bibliográficas que nos ayuden a arrojar claridad frente a un false friend. Hay miles de casos de traducciones que han fracasado por culpa de estas palabras. Cuando se traduce hay que mantener despiertos los 5 sentidos y recurrir al proofreading para evitar fracasos de este tipo. Dejar reposar una traducción y retomarla al día siguiente, u horas más tarde, es siempre una buena opción.

Un ejemplo de false friend es la palabra «actually». ¿Cuántas veces la habéis visto traducida como «actualmente» cuando su verdadero significado es «en realidad»? Seguro que millones y millones de veces y, además, en libros de gran renombre. Este error se produce mayormente por la falta de atención en el proceso de traducción, por excesiva confianza y por la falta de herramientas de investigación.

En el proceso de traducción son sumamente importantes esta clase de herramientas porque, pensad, ¿seriáis capaces de traducir un texto sin recurrir ni una sola vez al diccionario, a un manual de estilo, o a páginas sobre consultas lingüísticas como Fundéu y la RAE? Si los traductores no recurrieran a esta clase de herramientas, no podrían despejar sus dudas ni asegurar la calidad de su trabajo.

Por qué los false friends nos dan tantos problemas

El español es un idioma que deriva del latín, lo que hace que se establezca dentro del grupo de las lenguas romances. Sin embargo, no hay que olvidar que el inglés, aunque es conocido por su etimología germana, no escapó de la influencia de la lingua franca, debido a la invasiones romanas al territorio inglés.

La mayoría de estas palabras inglesas derivadas del latín se utilizan en el ámbito científico, el político e incluso el jurídico. Un ejemplo de ello son las palabras «freedom» y «liberty».Aunque ambas signifiquen lo mismo, la primera se utiliza en contextos informales y la segunda en contextos mucho más formales.

Sin embargo, hay otras palabras que son exclusivamente latinas y que no tienen una versión anglosajona, independientemente del contexto en el que se utilicen, como son las palabras «stimulus» o «translate».

Contra los false friends, traductores profesionales

Cuando el traductor se tenga que enfrentar a una traducción, deberá tener en cuenta que nada se puede dar por sentado. La fonética engaña y, en ocasiones, la duda es más útil que la seguridad.  No dudes en consultar distintas fuentes antes de proceder a traducir y, si no eres traductor, encuentra una agencia de traducción con traductores profesionales que cuiden tus textos y presten atención a cada detalle. Así, evitarás graves errores de significado que producirían en tus clientes un efecto contrario al deseado.

Rate this post

BigTranslation is a professional translation agency that is proud to work exclusively with native translators who are based in the country of their target language.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *