«Cualquier traductor subtitula» y otros mitos

Ante la Nueva Era de la tecnología, la subtitulación es también una de las múltiples especialidades de traducción que coexisten en la actualidad. Un subtitulador no sólo tiene que dominar las herramientas para la edición del texto, sino también el uso de aplicaciones de audio y vídeo combinadas con el texto, así como muchas otras especialidades. La subtitulación es una especialidad de la traducción audiovisual que requiere tiempo y de un profesional cualificado, ¡no la dejes en manos de cualquiera!

La subtitulación, según Díaz Cintas, J. es «una práctica lingüística basada en tres componentes principales, la palabra oral, la imagen y los subtítulos, textos escritos que pretenden dar cuenta de los diálogos de los actores y los elementos discursivos».

Ante la Nueva Era de la tecnología, la subtitulación es también una de las múltiples especialidades de traducción que coexisten en la actualidad. Pertenece, junto con el doblaje y el voiceover, a una de las áreas pertenecientes a la traducción audiovisual.

El proceso de subtitulación se basa en la inserción de líneas de texto en pantalla en forma de subtítulos a cualquier tipo de material, películas, documentales, series, programas de televisión, etc. Este texto insertado tiene que coordinar y ser coherente con la imagen que se está viendo en ese momento, es decir, el subtítulo y la imagen deben estar perfectamente sincronizados entre ellos y, a la vez, con el diálogo que se está llevando a cabo en pantalla.

Para ello, es muy importante marcar unos tiempos de entrada y salida de texto con la ayuda de programas como Subtitle Workshop o Aegisub.

La subtitulación es una especialidad de la traducción audiovisual que requiere mucho tiempo y de un profesional perfectamente cualificado. Un subtitulador no solo tiene que dominar las herramientas para la edición del texto sino que también el uso de aplicaciones de audio y vídeo combinadas con el texto, contando con que domina a la perfección el idioma meta y que es capaz de encontrar intertextualidad en el texto, referentes culturales, y un largo etcétera. Dicho esto, NO cualquiera puede ejercer este tipo de especialidad, requiere una constante formación y un dominio total de una serie de herramientas así como estar al día en cuanto a actualidad se refiere. Existen los llamados fansubs, quienes subtitulan por mero placer. Claro, los resultados finales no pueden compararse con los de un subtitulador profesional.

Existen diferentes tipos de subtítulos

En cuanto a los subtítulos, existen de dos tipos:

  • Intralingüísticos: subtítulos en el mismo idioma que el del diálogo original
  • Interlingüísticos: subtítulos en diferente idioma del original.

Los subtítulos intralingüísticos, por lo general, están dirigidos a personas con limitaciones auditivas. Estos subtítulos les permiten tener acceso a materiales audiovisuales que, de lo contrario, no podrían disfrutar.

Por otro lado, los subtítulos interlingüísticos son los que todos acostumbramos a ver. Aquellos utilizados por la mayor parte de países. Hay algunas excepciones, como es el caso de España, país doblador. En España es más común ver el doblaje en las películas y el voiceover en los documentales. Existen otros países que son subtituladores y que emplean los subtítulos interlingüísticos para todas sus películas.

A través de estos subtítulos, el espectador, procedente de cualquier parte del mundo, puede ver y entender una película que haya sido producida en cualquier otro idioma y país.

Los subtítulos no son traducciones literales

A la hora de subtitular, influyen una serie de factores que se deben tener en cuenta a la hora de lanzarse de lleno al texto. Existen numerosas restricciones espacio-tiempo en esta especialidad de traducción audiovisual, aunque no son las mismas que las de la subtitulación para personas con deficiencia auditiva:

  • dos líneas máximo de texto por subtítulo
  • 37 caracteres por línea
  • los subtítulos debe aparecer en pantalla entre 1 y 6 segundos

 

Este tipo de restricciones se han establecido como resultado de numerosos estudios acerca de la velocidad de lectura en pantalla de los seres humanos. Las personas asimilamos más rápido las palabras si las escuchamos que si las leemos. Por esto, el servicio de subtitulación tiene que ser el adecuado para que una persona pueda asimilar lo que se está escuchando por boca del actor.

 

Sólo alguien especializado podrá ofrecer un trabajo de calidad.

Rate this post

BigTranslation is a professional translation agency that is proud to work exclusively with native translators who are based in the country of their target language.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *