Traductores, ¿qué pasa con el lenguaje coloquial?

Aprender un idioma implica conocer no solo el registro estándar, que nos enseñan en los libros y academias, sino también conocer algo del slang (la jerga), ese lenguaje coloquial que nos ayuda a fluir en las conversaciones y nos liberan de los pupitres. Dominar este tipo de expresiones supone un conocimiento de la lengua y de la cultura de ese idioma que en principio únicamente un nativo podría ser capaz de alcanzar. Sin embargo, en este juego de palabras entre lo correcto y lo incorrecto, es donde podemos demostrar nuestras habilidades.

Aprender un idioma implica conocer no solo el registro estándar, que nos enseñan en los libros y academias, sino también conocer algo del slang (la jerga), ese lenguaje coloquial que nos ayuda a fluir en las conversaciones y nos liberan de los pupitres.

Dominar este tipo de expresiones supone un conocimiento de la lengua y de la cultura de ese idioma que en principio únicamente un nativo podría ser capaz de alcanzar. Sin embargo, en este juego de palabras entre lo correcto y lo incorrecto, es donde podemos demostrar nuestras habilidades.

Gracias a Internet podemos encontrar recopilaciones de frases y palabras de cualquier idioma, equivalentes a aquellas que empleamos en nuestro idioma. Es fácil saber si alguien ha aprendido español en Chile, México, Argentina o España, pues las expresiones incluso en un mismo idioma son diferentes dependiendo de dónde se hable y lo mismo ocurre en el lenguaje coloquial. También podemos diferenciar a alguien que ha aprendido inglés en EE. UU., en Inglaterra o Australia. Sucede lo mismo con el francés de Francia o de Canadá.

¿Quién no se ha visto en la tesitura de tener que explicar qué significa exactamente un insulto o expresión en otro idioma?

Cuando te encuentras en otro país, compartiendo días, comida, bebida, cama, sol y experiencias, a veces escuchas palabras que se repiten, frases que no acabas de captar y como en aquel video de Estrella Damm, necesitas que alguien te explique qué significa. Aunque probablemente exista una palabra similar, las connotaciones e implicaciones nunca van a ser las mismas. Por ejemplo, en español podemos decir que algo es «guay», «chido» o «chévere», todo depende de dónde nos encontremos. Naturalmente esto no es un caso aislado; como hemos dicho antes, estas diferencias las encontramos en cualquier idioma con diferentes variantes.

Con esta pequeña muestra observamos que las diferencias no solo se producen entre diferentes idiomas, sino que también suceden en la propia lengua. Cuando se trata de la traducción de un texto literario, de una serie, de una película o de un artículo, es necesario que el dominio del idioma sea excelente y, así, lograr que el mensaje no se pierda por el camino.

[Tweet «Porque las expresiones #coloquiales son el must-have de un buen #traductor. https://goo.gl/vpSOqk»]

Los traductores deben seguir una serie de pautas que les ayudan a conseguir su objetivo, una traducción lo más próxima al texto original posible. Para ello deben tener en cuenta diferentes factores:

  1. el contexto
  2. la terminología del texto (específica, slang, informal…)
  3. la gramática y la ortografía
  4. los false friends
  5. el estilo

Estos cinco factores son solo un mínimo para lograr que el texto traducido sea comprensible. Hay muchos otros que intervendrían en la traducción. Sin embargo, y aun conociendo esto, en muchas ocasiones podemos ver que hay errores en las traducciones del lenguaje coloquial o de una jerga muy específica. Con el aumento de la producción de series de televisión y películas, nos encontramos también con la difícil tarea de transmitir todas estas expresiones. Sitcom, teaser, HD, Spinn-off, Remake, Spoiler… incluso para hablar de ello tenemos nuevas expresiones que utilizamos sin parar, y no todas tienen traducción o una traducción que atraiga tanto al espectador.

Traducir el lenguaje coloquial: ¡imaginación al poder!

Sin duda alguna, el traductor tiene que derrochar imaginación y creatividad cuando debe de traducir juegos de palabras. Uno de los ejemplos más recientes y destacados lo encontramos en la famosa serie de HBO Juego de Tronos, donde en uno de los capítulos clave, traductores de todo el mundo se llevaron las manos a la cabeza para poder traducir la famosa frase «Hold the door!» y que fuera suficientemente coherente y los fanáticos de la serie no se perdieran el mensaje original.

¡No nos olvidamos de las películas! Sin meternos en materia, solo rozando las portadas, nos encontramos con las locas traducciones de los títulos de películas: Eternal Sunshine of the Spotless Mind por ¡Olvídate de mí!; Airplane! por ¡Aterriza como puedas!; Police Academy por Loca academia de policíaA veces los traductores acaban «Lost in Translation».

Solo un equipo de traductores nativos y residentes en su país de origen, que convivan día a día con la cultura y expresiones de la calle, podrá causar el efecto deseado en el lector o espectador extranjero.

Rate this post

BigTranslation is a professional translation agency that is proud to work exclusively with native translators who are based in the country of their target language.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *